El 8 de julio de 2022 sale a la luz el cuarto álbum de la banda alemana de thrash metal, Traitor, titulado “Exiled to the surfece”, lo que demuestra, una vez más, que el thrash alemán está y siempre estuvo en buena forma, sacando bandas y discos muy interesantes y, en varios casos, obras maestras.
 
Traitor se formaron en 2009, año en el que grabaron su primera demo, “Thrash metal victory”; desde ahí, varias maquegtas, un split y tres discos completos mas. “Exiled to the surface” contiene once temas, con una duración de 40 minutos, que nos llevan al thrash más potente con muchas influencias clásicas.
 
El 14 de junio de 2022 sale a la luz el primer disco del dúo estadounidense de death metal, Inexorable, a través del sello Sliptrick Records. Originarios de Colorado y Arizona, grabaron su única demo en el año 2021.
 
El sonido base de “Imperious” consiste en riffs de guitarra machacantes y densos, lo que origina temas que alternan partes aplastantes con otras pesadas y melódicas; incluyen también arreglos orquestales en algunos temas, lo que da lugar a pasajes melódicos y épicos en ocasiones. Tiene constantes cambios de ritmo y momentos técnicos. La voz suena oscura e inteligible y está siempre presente en todo el desarrollo de los temas.
 
JIRM 2022

Bajo este sobrenombre se esconde los suecos Jeremy Irons & the Ratgang Malibus. Karl Apelmo (voz y guitarra ) y Micke Backendal (guitarra) montan este proyecto al que poco después se les unen Viktor Källgren (bajo) y Henke Persson (batería). Este es su quinto álbum en donde despliegan ese rock psicodélico y pesado (heavy psych) que tanto está sobresaliendo en la escena underground.

El disco se nos presenta como un viaje mental que arranca con la intrincada y desoladora “Liquid covenant”, como si de unos Soundgarden lisérgicos te atraparan en una espiral de sensaciones, con esas notas de Backendal obsesivas y la voz de Apelmo exasperante por momentos; la batería de Persson y el bajo de Källgren engrandecen su escucha con su dinamismo y presencia.

VOULA  2022 Aluov

Jussi Vuola es la persona que está detrás de este artefacto sonoro que aburrirá a algunos y cautivará a muchos. Aunque él es conocido por ser baterista y productor, aquí realiza su faceta multi instrumentista en un disco que hay que dejar los oídos bien abiertos.

Antes de detallar el disco, en su web avisa de que todo lo recaudado será enviado via UNICEF a los niños afectados en la guerra de Ukrania.

Mientras escribo estoy ante la primera escucha del cuarto disco en estudio de estos inconmensurables castellonenses, a riesgo de que me decepcione o que me deje indiferente. Pero ya estoy en la quinta canción, más de la mitad de esta obra, y solo encuentro una palabra que describa lo escuchado hasta ahora (ya estoy en la sexta): agradecido. Angel Belinchón (voz), Matías Orero (guitarra), David Mascaró (bajo), Pedro Corral (batería) y que junto a los incorporados Guillermo Guerrero (guitarra) y Miquel Centelles (teclados), que sustituyen a los ‘veteranos’ Carlos Alvarez y Marti Bellmunt respectivamente, nos dan un repaso extraordinario a la música rock de alta calidad.

Con respecto a obras pretéritas, nos vamos a encontrar con un álbum más homogéneo, sin tantos vaivenes estilísticos tan pronunciados y que son marca del grupo, con un gran sonido compacto, que supongo que algo tendrá que ver Carlos Raya, productor de esta obra.  

Gracias a La Central de Comunicación y su ‘jefe’ Chema Gallego, puedo disfrutar del doble vinilo de colores distintos y en doble gatefold de estos ingleses que siguen dando muy buenas alegrías a los amantes del hard rock clásico, demostrando que en esta tercera fase (2011 hasta ahora) es pródiga en buenas obras. Danny Bownes (voz), Luke Morley (guitarra), Gary James (batería) y Ben Matthews (teclados y guitarra) siguen unidos para ofrecer otro gran álbum, acompañados de Chris Childs al bajo.

Abrir con “The western sky” es dejar claro el por qué siguen siendo respetados por el público hard rockero: riff a la yugular, la voz de Bownes en plena forma y ese aire a los irlandeses más venerados hacen de esta canción un clásico; puntazo de estribillo y single.

THE ELECTRIC ALLEY Apache

Los gaditanos regresan luego de la pandemia con una nueva obra en la que se abren a sonoridades, con menos poso de rock sureño de sus obras pretéritas, y con mayor carga melódica. Esto se refleja ya en su primer tema, “Apache”, con la versátil voz de Jaime sobrevolando a lo largo de esta intensa canción, con pasajes más elaborados en las armonías de guitarra de Nando y una batería más pesada de Rafa; gran tema.

Le sigue “Hurricane”, single de presentación, donde la banda pone más hincapié en esa búsqueda sonora, con un bajo muy presente de Sergio, buenas guitarras dobladas pero con rítmicas menos marcadas, y por supuesto, melodiosas armonías y estribillo poderoso, que te recordará a bandas como Heart o unos Fleetwood Mac vitaminados.

Day of Departure 2022

Ben Kelly (bajo), Scott Loose y Matt Kozar (guitarras y teclados), Michelle Schrotz (voz y teclados), Trevor Schrotz (batería) conforman esta banda norteamericana que practican una música muy atmosférica, una mezcla de rock ambiental y post rock recargado de mucha melodía.

La apertura es con la extensa “And we prepare for our end”, single de adelanto, con un teclado envolvente y un arpegio de guitarra melódico, hasta la eclosión en un medio tiempo donde la voz de Michelle coge el protagonismo, sonando el bajo de Kelly profundo y bien ensamblado con la batería de Schortz, dejando a las guitarras de Loose y Kozar realizar diferentes armonías y arreglos entre subidas y bajadas de intensidad musical.