Los madrileños J. Teixi Band, con una vasta carrera discográfica que comenzó a finales de los años 90s, regresan con un nuevo disco, siete años después de su último y novedoso cancionero de estudio (“Desde El Tren”/2016/Warner Music).

El compositor, vocalista y guitarrista Javier Teixidor, continua al frente de la formación, junto al bajista y acordeonista Dani Montemayor (ex-Mermelada) e integrantes de Los Elegantes (con Emilio Galiacho al órgano y piano, Juanma Del Olmo a las guitarras y Charly Hens a la batería) además de la sección de vientos integrada por Nacho Muñoz (trompeta), Rafael Díaz (saxofón) y Roberto Bazán (trombón).

En el año 1988, Todd (voz), Rich (batería), Bill y Sean (guitarras) y Dave (bajo), cinco colegas del condado de Berks (Pennsylvania), empezaron a funcionar por la zona de Reading con bastante éxito, lo que derivó en la grabación de un primer EP, titulado “Infernal infestation”, con el cuál tuvieron varias actuaciones en vivo, lo que los empezó a asentar como un grupo prometedor dentro del death metal clásico. Esta efervescencia originó la grabación de otro EP que sería su confirmación, pero, debido a causas externas, nunca salió a la luz.
 

Inauguramos el verano en el Canedo Rock, con una recomendación especial para estos días de luz y calor. Un auténtico bombazo que en el año 2016 publicaron Tommy And The Rockets, un conjunto que contaba con ese genio del rock,n,roll más contagioso, como es Brad Marino, que aquí se ocupaba de las baquetas de la batería y de la percusión. Un músico que pertenece a imprescindibles formaciones muy queridas como The New Trocaderos, The Connection o en solitario. Si te gustan los riffs a lo Chuck Berry/Stones, las canciones directas y pegadizas de Ramones y las melodías y armonías vocales más soleadas de The Beach Boys...este único Lp del grupo danés cuyo título es toda una declaración de intenciones (“Beer And Fun And Rock,n,Roll”) puede ponerle una banda sonora inolvidable a este periodo estival recién comenzado.

Retrocedemos hasta el año 1969, para escuchar el único álbum que registraron The British North American Act, titulado “In The Beginning...”. Un quinteto formado en Montreal (Quebec, Canadá) y que en esta obra discográfica, compusieron temas con mucha atmósfera y que basculaban entre el pop-rock con pátina psicodélica y el acercamiento al sonido garaje, al folk y a las construcciones rhythm,n,blues.

Hoy recomendamos el debut de The Brass Buttons, banda gaditana (concretamente del Puerto de Santa María), que cuenta con tres discos de estudio en el mercado y cuyo nombre ya denota una declaración de intenciones, pues resulta ser el título de una canción que Gram Parsons incluyó en su segundo y último álbum que publicó en el año 1974, poco después de fallecer.

Nunca he creído en la cultura de usar y tirar; mucho menos a la hora de enfrentarme a un disco. Si un cancionero me gusta, lo exprimo hasta el final y después continuo con la discografía de ese cantautor o de esa banda. ¿El problema? Que me pierdo muchísima música que ignoro, pero reconozco que también me especializo en las discografías de los artistas. Y por supuesto, también creo en volver a darle otras oportunidades a trabajos discográficos que en un principio no acabaron de colmar mis expectativas. Admito que con el tiempo, en esos trabajos “menores”, puedes encontrar matices o detalles que con las primeras escuchas dejaste pasar y que en algunos casos, descubres al darles nuevas oportunidades. Eso es lo que me sucedió el otro día con el segundo trabajo del grupo angelino Allah-las, titulado “Worship The Sun”, publicado en el año 2014 y en donde descubrí un cancionero que en un primer momento no valoré como debía.

Personalmente, nunca estaré suficientemente agradecido al grupo neoyorquino Ramones, por edulcorar su punk con esas melodías pop. El perfecto contrapunto a la suciedad de las guitarras y en ocasiones al la velocidad de los bpm.

 De eso saben bastante el trío de Barcelona F.A.N.T.A que en el año 2010, registraron su mejor larga duración hasta la fecha, titulado "Está Escrito En Tu Mano".

Volamos hasta Santa Mónica (California), para recomendar el segundo y más inspirado Lp de The Popravinas, que en parte recogen ese “sonido de California”, que comenzó a gestarse a finales de los años 60s y principios de los 70s. Un cajón desastre en donde cabía el pop, el rock, la psicodelia o el country&folk y que se caracterizaba por un sonido cálido, luminoso y en ocasiones no exento de nostalgia.