El 29 de febrero de 2020 se lanzó el primer disco de Asarhaddon, dúo aleman de black metal, originario de Magdeburgo, grabado por Markus Stock en el Klangschmiede Studio E. Asarhaddon se formaron en 2015, año en el que lanzaron un EP con cuatro temas. Tras él, le siguieron cuatro singles más. “Reysa” ya empezó a grabarse en otoñó de 2018 y se completó en la primavera siguiente; consta de 6 temas y una duración de 52 minutos. Para este trabajo contaron con la colaboración de la vocalista Anna Nihil.

Con este nuevo álbum los vigueses completan una trilogía espectacular junto "Héroes" e "Indomables" junto al productor portugués Vasco Ramos.

Como han hecho en sus obras mencionadas, la apertura es brutal con su primer single “En globo”, todo un ejercicio de metal bien ensamblado, destacando la batería de Alén y ese riff machacón de Iago, dejando impronta propia la voz de Chechu que va desde los desgarradores alaridos a lo más melodioso, brillando al final del tema.

Le sigue “Raposa”, con una letra intensa, buscando la sintonía entre la fuerza y la melodía, destacando esto último, con muchos arreglos de guitarra y otra labor muy dinámica de Alén tras su kit.

El 12 de marzo de 2020 vió la luz el segundo disco de Necrophiliac, otra de las míticas bandas del death español, titulado “No living man is innocent”, de la mano de Xtreem Records. Su origen está en Utrera (Sevilla), en 1988, año en el que grabaron su primara maqueta, “Endless death”, a la que seguirían 4 más hasta la edición de su primer disco en el año 1992, titulado “Chaopula – Citadel of mirrors”, todo un hito en nuestro país. Al año siguiente, se disolvieron.

En el año 2016 regresaron, aprovechando la edición de un doble CD con su disco debut y las maquetas, editado también por Xtreem Records, con el título de “Maze of forking paths”. Lo interesante es que siguen cuatro miembros de la formación original, a la que se unió Ramón, el bajista. El disco que nos ocupa fue grabado por Jesús Montilla en Wandering Studios y la portada fue creada por el artista Artem Grigoryev.

JUPITER HOLLOW 2020

Este dúo canadiense presenta su segunda larga duración, un compendio exquisito de neo prog con pinceladas minimalistas y artilugios sonoros. Como muestra de esto último tenemos su inicial “Le’ Eau du Papineau”, sonidos de pájaros, sintetizadores oscuros y acústicas envejecidas junto percusiones naturales acompañando una voz encandiladora de Kenny Parry.

Una melodía de piano abre “Scarden valley”, con la voz de Kenny demostrando su versatilidad mientras el tema va cogiendo ritmo, siendo un medio tiempo bien estructurado y con gran carga melódica; Grant Mackenzie se luce en un solo de guitarra muy emotivo.

El 20 de diciembre de 2019, la banda de death metal, Hatred Inherit, autoedita su primer disco, con título homónimo. Hatred Inherit se formaron en el año 2012, en Botrop (Alemania) y, no será hasta el año 2016, cuando graben un EP promocional con cinco temas.

“Hatred Inherit” es un disco redondo en todos sus temas; aunque se mueven, básicamente, en un concepto clásico de death metal con toques actuales, sobre todo en la voz, también tienen influencias thrash y no se cortan en incluir varios tremmolo picking a lo largo del disco y riffs de guitarra disonantes. La sección rítmica suena impresionantemente bien, con la batería con cambios increibles y  el sonido del bajo, protagonista en muchos momentos. La voz es inteligible y va cambiando a lo largo del disco, desde partes casi con voz normal hasta “growls” más oscuros.

El 5 de mayo de 2020 se lanzó, a través de Xtreem Music y en formato de CD y LP de 12”, el tercer disco de Aposento, otra banda legendaria dentro del death metal español. Fue mezclado en Los Unisound Studios de Alemania y la portada es obra de Naroa Etxebarría.
 
Aposento se formaron en Logroño en el año 1990; después de dos demos, un mini-CD (Welcome to darkness), varios conciertos y una gira, y varios cambios en su formación, se disuelve la banda en 1997. En el año 2012, Manolo (guitarra) decide retomar el proyecto y, para ello, cuenta con Diego (batería), siendo los dos únicos miembros de la formación original. Desde ese momento, editaron un EP y tres discos.
 
El 2 de enero de 2020 se edita, después de 28 años de su debut y a través del sello Xtreem Music, el nuevo álbum de Unbounded Terror, banda mítica dentro del death español. Como todo buen aficionado sabe, Unbounded Terror se formaron en 1990 y en el año 1992 grabaron su primer y único disco hasta la fecha, “Nest of affliction”. Tras girar ampliamente por todo el territorio español y grabar dos maquetas, la banda fue disuelta por el guitarra, Vicente J. Payá, que se centró en su banda de doom metal, Golgotha.
 
En abril de 2019, Vicente, motivado por personas de su entorno y fans, decidió revivir el proyecto y, después de actuar en el Iberian Warrior Metal Fest, pasó, en octubre de 2019, a grabar con su nueva banda el disco que nos ocupa.
 
El día 11 de octubre de 2019 vió la luz el cuarto álbum de la banda de thrash metal, Fateful Finality, a través del sello Fastball Music. El grupo se formó en el año 2007, por Simon Schwarzer, Patrick Prochiner y Philipo Mürder, que ya se conocían del colegio y no fue hasta diciembre de 2013 cuando editaron su primer larga duación, “King of torture”.
 
"Executor" contiene 8 temas propios, más una versión de Iron Maiden y otra, en plan sorpresa, de Motorhead. Musicalmente, lo que domina es el thrash metal, con tintes modernos, mezclados con momentos más heavys. Los temas se mueven en ritmos medios, con toques potentes y partes rápidas, pero nunca alcanzan velocidades vertigionas e incluyen bastantes partes melódicas.