Pasaron más de diez años desde su última actuación en esta sala, de aquellas resurgían de sus cenizas con un recopilatorio y presentaban al nuevo batera Manu. Ahora con cuatro discos más en estudio, tocaba hacer balance de esta nueva etapa con un set list centrado en ella y presentar su última obra Elegía. Medio aforo cuando acababan su set Bon Vivant, y es que uno se lía en los bares compostelanos con ‘picheleiros’, y no llegas a tiempo para ver a los primeros. Un escenario sobrio, como referencia principal la batería de Manu, el resto cuatro torretas de luz y a cada lado un telón. 
¿Qué mejor que hacer en un descanso entre semana que ir a la Sala Son de Cangas do Morrazo a un concierto de Rock? Pocas cosas, ¿verdad?
 
Dos bandas francesas Komodor y Moundrag eran las protagonistas de la noche. Totalmente desconocidas para mi pero con unas referencias del compañero Tito que sirvieron para que me uniera rápidamente a la expedición ourensana hacia la Ría de Vigo.
 

Frente al desafío del folio en blanco se presenta el dilema: ¿Cómo conseguir plasmar con palabras el caudal de sentimientos y sensaciones experimentados en la cita con los Cordovas, dejando a un lado mi condición de fan irredento desde la noche en que pude disfrutarlos por vez primera en directo?

Uno hace más de 600 kilómetros con la predisposición de pasar una noche inolvidable después de leer las muy positivas críticas de esta última gira por Europa, pero siempre está el miedo a que las expectativas no se vean satisfechas. ¿Estará la banda que navega sobre las cenizas de los Grateful Dead, The Band o los mismísimos Allman a la altura que de ellos cabe esperar?

Todo indica que los tiempos pandémicos han quedado atrás y el mes de abril es testigo de una actividad “concertil” como la de antaño, prueba de ello es la ausencia de mascarillas y el “Sold Out” que colgó la sala Capitol de Santiago de Compostela. En esta ocasión hemos tenido la suerte de poder disfrutar de una banda que todavía no había pisado tierras gallegas, hablamos de EAGLES OF DEATH METAL. El concierto se engloba dentro del ciclo “XACOBEO IMPORTA” que traerá a tierras galaicas todo un elenco de bandas para todos los gustos desde WHITE LIES, PAT METHENY o JAMES HUNTER.

Sábado santo, y por múltiples motivos que van más allá de lo religioso. A la entrada de la Sala Capitol, una legión de motocicletas, de las que retumban hasta con el motor apagado, sirve de guía para que el mismísimo leviatán sobre ruedas ponga patas arriba la brújula del saber estar y se proyecte con terceras disminuidas sobre el santuario de la Sala Capitol. Toca noche de Rock & Roll y el ambiente está a media chispa de arder como la gasolina: el club de moteros local, los Black Birds MG, ha montado un buen tinglao. Vamos allá.

¿Qué cabe esperar de una semana cuando arranca a golpe de bolo un martes con “la mejor banda de rock & roll del mundo”? Cualquier cosa es posible...
 
Eddie Spaghetti voz y bajo, Marty Chandler guitarra y Chris Von Streicher a la batería. Tras dos años sin dejarse caer por tierras gallegas regresaban al mismo local que los había acogido por última vez, justo antes del parón pandémico: la sala Rouge de Vigo, dentro del ciclo “Máis que blues”. La cita con los Supersuckers era ineludible.

Tregua regresaban a su ciudad luego de acabar una primera parte de su gira por salas este invierno pasado. Para ello ofrecieron un espectáculo novedoso, en el cual repasaron su discografía pero en un formato electroacústico, dejando una increíble sensación de que las cosas bien hechas brillan doblemente.

Ante la ausencia por motivos laborales de Iván, uno de sus guitarristas, el cálido escenario fue tomado por Mario (voz y guitarra), Adri (guitarra), David (bajo y coros), Rubén (teclista) y Miguel (batería), acompañados esta vez por Héctor (percusión y saxo).

Con la “Estrella Venenosa” pululando todavía en mi cabeza, me dispongo a realizar la crónica de uno de los conciertos más esperados del año, por parte de CanedoRock.

La vuelta al escenario de ILEGALES pone de relieve la “lucha solitaria” que el comando “Ilegal”, con Jorge Martínez al frente, lleva desarrollando a lo largo de 40 años de carrera.