Hoy tengo una debilidad que reconocer ante ti; su nombre, Metallica y su origen, de combustión espontánea en mi adolescencia; he aprendido a controlarla, no cunda el pánico, porque caí de cabeza en los gustos de otros, en ese precioso gesto conocido como intercambiar cultura entre amigos, para darme cuenta de que hay muchísima música por descubrir y disfrutar en este jodido planeta. Mas, a la par, he sabido mantener viva su llamada porque las raíces de cada uno, más allá de ocultarlas o pegarles un tiro en la nuca, deben regarse con la frecuencia adecuada que marca la humildad de no olvidar dónde hemos "nacido".
 
Se avecinaba una gran noche de Hard Rock en la ciudad de As Burgas pues de la mano de la gente de Lestrato llegaban al Café Cultural Auriense los asturianos Mad Rovers para presentarnos las canciones de su primer disco. Un gran debut lleno de buenas canciones que nos llamó la atención recientemente y cuya presentación en nuestra casa no nos queríamos perder, con lo que allí nos plantamos.
 

Se evocaba al mes de abril entre aguas mil, con uno de los conciertos más esperados del año. Los andaluces O'funk'illo visitaban de nuevo la Sala Capitol de Santiago de Compostela, sumidos en una gira por toda la península en la cual celebran sus 20 años de carrera con un disco doble recopilatorio de sus grandes éxitos. Los sevillanos vuelven por todo lo alto y así amanecía una nueva andanada de “funk-rock embrutessío” y CANEDOROCK estuvo allí para contarlo.

Había ganas de ver a los de Reinosa presentando su doble trabajo “Humo y Cristales”, una obra dividida en una parte en directo tocando sus clásicos, y otra con su nuevo disco de estudio. Tres cuartos de entrada recibieron con calor a estos cuatro músicos mientras la sintonía de Avatar salía por la P.A. y las palmas hacían presencia en el aire.
 
“En vela” hizo que el arranque fuese espectacular, con todo el público volcado ya ante esta conocida canción. Sin descanso descargan “Humo y cristales” para dar mayor cabida a los nuevos temas (al final tocarían cinco), siendo muy bien recibida por el público más joven.

Fue la comarca de Ferrolterra, concretamente la ciudad de Ferrol, la encargada de acoger una de las fechas de la gira de una de las figuras emergentes, en los últimos años, dentro del circuito americano y mundial del R&R de los 50. JD McPherson asentaba sus posaderas en una ciudad, que dada su ubicación, y los tiempos difíciles que vivimos ha sido brutalmente golpeada y ha quedado relegada a un 2º plano a nivel cultural y tristemente también a nivel económico.

 

Desde la “pérfida Albión” invadían la ciudad de As Burgas a golpe de Rock & Roll los últimos grandes soñadores, Last Great Dreamers que se diría en la lengua del insigne Shakespeare.
 
Los británicos visitaban Ourense dentro de su primera gira española en la que nos presentaban sus glamurosas canciones plasmadas en los tres discos que llevan publicados desde sus inicios allá por 1994.
 
¡Qué ganas tengo!, escuché en varios puntos distantes del recibidor de la Sala Capitol. Podría tratarse de voces en mi cabeza o de una simple coincidencia de temas sin relación alguna pero el caso es que un "estamos rozando el lleno" desde la taquilla confirmaba las sospechas de una sed musical poderosa a golpe de sábado de carnaval en Compostela. Haga el favor, póngame un blues con dos dedos de Galicia, toque la campana y que empiece el combate.
 

En vísperas de carnaval se recogieron, en Compostela, las temperaturas más gélidas de lo que va de año. Fueron los neoyorquinos The Fleshtones, a golpe de miércoles, los encargados de subir la temperatura con su rock salvaje y provocador en la sala Capitol.

The Fleshtones son considerados unos titanes dentro del estilo garagero. Innovadores y revitalizadores de dicho estilo, su punk-soul gamberro ha dejado su impronta en los anales de la historia del rock durante ya más de 40 años, a lo largo de los cuales han ido zurrando de lo lindo por los escenarios de medio mundo, dando leña a diestro y siniestro.