Un año más celebrábamos la Fiesta aniversario del nacimiento de nuestra humilde Web, catorce años ya en los que continuamos con la misma ilusión promocionando el Rock que se hace en nuestra ciudad, en nuestra tierra y en el resto del planeta. Todo con nuestras limitaciones, que no son pocas, y con aciertos y errores, estos andan casi a la par, pero con la única intención de acercar a todas las personas la música que más nos gusta, el Rock.

Apenas un par de días antes de nuestra fiesta de 14 aniversario llegaban a nuestra ciudad los daneses Bite The Bullet. Tras nuestra grata experiencia con ellos el año pasado en el Lestrato Fest decidimos hacer un "aperitivo" con sus canciones y empezar a celebrar nuestro aniversario un poco antes.

Una buena entrada en el Café Auriense hacia pensar que la fiesta que monta el cuarteto en cada uno de sus conciertos había llegado a los oídos de much@s que no querían perderse el buen directo de la banda y más siendo su único concierto en Galicia en esta gira.

Cuando arrecia el verano llega a la ciudad termal de Ourense una nueva edición del Live For Madness para los seguidores del metal con su abanico de tendencias dentro del mismo. Esta mi primera edición me lleva a una inicial impresión y es que la ubicación me parece la ideal para la gente que congrega y por el sonido resultante del recinto. Como siempre, un stand del banco de alimentos para la solidaridad de los que quisieran colaborar con un kilo de cualquier alimento y que por lo visto los repetidores de ediciones anteriores lo tienen muy asumido. Llegando con anticipación pude conversar con colegas y amigos de cómo se presentaba la jornada de descargas, que grupos producían mayor expectación y sobre todo que tal había ido el verano festivalero.
 

Acercándose el final de la época estival CANEDOROCK se desplazó hasta la sala Mardi Grass de A Coruña para asistir al concierto, de los de Tucson (Arizona), SUPERSUCKERS.

Los americanos son unos habituales de nuestros escenarios y carne de cañón de festivales como el AZKENAROCK FESTIVAL. Sus credenciales son del todo conocidas y van desde el Garage rock al Country rock, pasando Southen rock y el Punk rock. Una amalgama de estilos que hacen que sus directos sean una sorpresa ya que su eclecticismo musical puede salir en cualquier dirección en sus shows.

“A las 22h te recojo en el trabajo y tiramos para Cangas de Morrazo. Dieron lluvia pero han anunciado que finalmente ponen una carpa. No han puesto ni horarios ni orden de actuación, pero los dos primeros nos los perdemos seguro. A mí me interesa ver a Obsidian Kingdom porque me los perdiera la otra vez en Oporto. Los Morphium tienen buena pinta. Los Insaniam son brutotes y tienen una pinta de alocados, por lo menos darán espectáculo. Hasta luego.”

Así concretaba con nuestro “jefe” la expedición a tierras do Morrazo el sábado. Hoy es lunes y no dejo de pensar en lo bien que disfrutamos del festival y las sorpresas que nos llevamos con los grupos vistos y escuchados.

Y el Rock volvió al barrio. Tras el parón del año pasado en la que la falta de acuerdo con el presidente de la Comisión de Fiestas de A Ponte impidió que el PonteRock celebrara su décimo aniversario, este 2017 el acuerdo fructificó y el PonteRock abriría las fiestas de A Ponte.
 
Con un cartel netamente ourensano con cinco bandas, en las que alguno/s de sus miembros es pontino, se presentaba esta nueva edición del Festival con Acidproyect, Bergallazo, Maskarpone, Derroche y Poseídos como protagonistas, variedad musical con el espíritu festivo de siempre.

1976, McComb, condado de Pyke, a pocos kilómetros del delta del Misisipi, entre unos 12000 habitantes, nace un completo desconocido, Castro Coleman. A los seis años cae una guitarra entre sus manos y desde ese momento ya no hará otra cosa que mamar y mamar toda la esencia de sus orígenes hasta destilar un estilo propio de primera categoría.
 
OurenRock Sound Festival

Abrimos la temporada de festivales de verano en la ciudad de As Burgas con la segunda edición del OurenRock Sound Festival, uno de los más tempraneros festivales a nivel gallego. Acudimos con el deseo de disfrutar en nuestra ciudad de buena música y estaba claro que con el cartel de este año de eso no nos iba a faltar.

Salto cualitativo en el cartel respecto del año pasado y en la organización del Festival ya que además de contar con bandas de primera fila para los dos días contó además con otro escenario, el Estrella Galicia, al lado del camping donde calentar motores antes de acudir al escenario principal y que al mismo tiempo nos permitía disfrutar de los buenos caldos do Ribeiro gracias a uno de los principales patrocinadores, Bodegas Viña Reboreda, y de un delicioso pulpo a feira mientras escuchábamos buena música en directo.