Recuperamos para nuestra hemeroteca la única edición celebrada de un Festival netamente ourensano y lo hacemos con tristeza en nuestro corazón por la perdida de Dani Santana, guitarrista en ese momento de Malagoiro y que nos ha dejado siendo muy joven todavía. Sirva esto de humilde recuerdo a su memoria y de ánimo a sus familiares y amigos. Rock & Roll Never Die.
 
Asistimos al nacimiento de un nuevo festival en la ciudad de As Burgas con cuatro bandas ourensanas como protagonistas. Y es que en la llamada, a mediados del siglo pasado, Atenas de Galicia está, con crisis o sin ella, al igual que las termas de la ciudad, hirviendo, musicalmente hablando. No sólo con las bandas foráneas que nos visitan, si no con gran cantidad de bandas locales que necesitan dar a conocer su trabajo en los locales de ensayo.
 
La cita fue en la Sala Berlín, uno de los culpables de esta efervescencia musical de la ciudad pues ha dotado a la misma de un local en condiciones donde poder disfrutar de bandas que antes sólo podríamos ver en Vigo o Santiago y que ahora incluyen Ourense en sus giras. No son los únicos responsables pero si uno de los destacados, en otra ocasión hablaremos del resto de “culpables”.
 
Los encargados en abrir el Auriensis Rock Fest fueron los rockeros Malgoiro, a quienes pudimos ver en una de nuestras colaboraciones de décimo aniversario junto a Konflikto y Matxetazo na Parrotxa en este mismo escenario hace menos de un año, y que aprovecharon su concierto para celebrar su primer aniversario como banda y presentarnos su primer single “Isto non é un Blues”.
 
Con su sonido claramente influenciado por el Rock Urbano con tintes ochenteros y ramalazos Punk nos presentaron su repertorio basado en temas propios como Tu cuerpo, Fermín el bandarra, Caballeros del dinero o el tema de su single Isto non é un Blues, y versiones como Del Pulmón y La Fina del maestro Rosendo/Leño o Aun arde de Los Porretas.
 
Su cantante Txinguín es el protagonista claro, adueñándose del escenario y buscando la complicidad del público en todo momento, sabiendo suplir con esto sus carencias vocales, Yosi o Rosendo, sus referencias más claras, tampoco son grandes vocalistas.
 
Txinguín - Malagoiro
 
La base rítmica de Rubén a la batería y Félix al bajo marca a la perfección el camino de las melodías que se trabajan Dani a la guitarra y Suso al piano que es en definitiva lo que marca la música de Malagoiro y lo que le da un sonido, de alguna manera, distintivo.
 
Malagoiro consiguieron ir calentando al personal tema tras tema en un in crescendo en el que se veía cada vez más cómoda a la banda y que tuvieron que frenar por el tiempo limitado de las actuaciones. Aun así nos dejaron muy buen sabor de boca con los dos temas finales Eu ben sei, adaptación musical de un poema de Rosalía, y Aun queda Rockanroll.
 
Buen concierto de una banda que sigue creciendo en la buena dirección y a la que aun le queda mucho Rockanroll.
 
Tras ellos se presentaba Arpía una formación con más veteranía sobre los escenarios con músicos que formaron parte de bandas ya desaparecidas como Lancelot o Lap A Rush, entre otras. Amplio bagaje musical para una banda que agradó bastante al personal que desde el inicio de su concierto se acercó al escenario para disfrutar de sus canciones y del directo de la banda.
 
Formación con tres guitarras que da fuerza a sus canciones sin endurecer en demasía su sonido rockero con mucho de hard. Su repertorio se basa en canciones propias y algunas de sus anteriores bandas llevadas al sonido personal que les imprime Arpía. Con su cantante/guitarra José como elemento central la banda descargó sus canciones con ganas en especial su bajista Eladio que no paraba en su lado del escenario derrochando actitud mientras disfrutaba con sus compañeros.
 
Iniciaron el concierto con Mi condena tema que recuerda el paso de Jose por Xtrume pero más rockero que el interpretado actualmente por la banda. ¿Donde estabas tu? y Entre los dos sonaron antes que lo hiciera El tren primero de los nuevos temas que nos ofrecía esta noche Arpía.
 
José - Arpía
 
Con El Jugador volvían sonidos conocidos para algunos que nos hablan de los tiempos de Valmon, cuando en los 90 Jose formó parte de la banda monfortina. Continuamos con nostalgia y placer a partes iguales con El sol hoy no ha salido, primera gran canción de los míticos Lancelot que la banda ha llevado a un terreno más personal pero sin alejarse del sentimiento original del tema y a que a muchos nos trajo muy buenos recuerdos.
 
El Lobo dio paso al otro tema nuevo que la formación ourensana nos presentaban hoy, Contra el suelo y que nos deja claro el sonido por el que apuesta de la banda, un Rock potente con ramalazos hard con cierto tinte ochentero en el que la melodía con fuerza es la protagonista.
 
Finalizaron el concierto con otro guiño al pasado, y a algunos de los nostálgicos que allí nos encontrábamos, con No dejo de pensar en ti otro tema de Lancelot del que disfrutamos con ganas.
 
Buen concierto de una banda que no tiene nada que demostrar, simplemente disfrutar y hacer disfrutar con sus canciones.
 
Breve descanso para el habitual cambio de backline y le tocaba el turno a Pacho Brea, la banda más conocida de este primer Auriensis Rock Fest y que pudimos ver el pasado mes de noviembre en nuestra fiesta X aniversario junto a Lujuria y Acid Proyect. Muchas cosas han ocurrido en la banda tras nuestra fiesta que les obligaron, a su pesar, a tener que hacer un parón en su gira para retomarla ahora con nuevas fuerzas siendo este su segundo concierto de este reinicio de gira.
 
La banda salió a escena con las mismas ganas y fuerza que ya les habíamos visto ya en este mismo escenario en nuestra fiesta de aniversario, con Pacho como protagonista principal pero no único ya que Víctor de Andrés es, sin lugar a dudas, el otro atractivo de la banda con sus mil y una poses y sus mil y un riffs que te obligan, quieras o no, a prestarle atención. Esto todo sin desmerecer el trabajo, buen hacer y saber estar de Jorge al que se le ve disfrutar con cada nota de su bajo mientras Toño atruena marcando el ritmo a la banda con sus tambores.
 
Pacho Brea
 
Descargaron los temas del primer trabajo en solitario de Pacho Brea “Recuerdos del ayer” como el single y primer videoclip de la banda Si todos callan con el que iniciaron el concierto, la versión de Black, Alguien a quien amar, Ayúdame de The Beatles, la gran versión de Midnight Oil, Las camas arden o Te alzarás de Alphaville.
 
No faltaron temas de Ankhara como Mírame, Jamás o la versión acústica de Un paso más, con un Víctor al que no se le veía muy cómodo sentado en un taburete alto. Tampoco faltaron temas de Hybris así pudimos escuchar la potente Mi final y Volver tema con el que presentaron a la banda y se despidieron del respetable.
 
Un placer ver de nuevo a Pacho Brea y su banda que siempre nos regalan buenos momentos gracias a sus canciones y sobretodo a esa especial conexión que Pacho siempre consigue con el público.
 
Cambio de backline y sorteo de una guitarra eléctrica por parte del autor de estas líneas con la colaboración en plan mano inocente de Nico, cantante de Druidas, que no quiso perderse este Auriensis Rock Fest y que amablemente se presto a colaborar en el sorteo.
 
Para el final de este Auriensis Rock Fest quedó la banda debutante de la noche Tenet. Un banda muy joven con edades entre los 15 y 17 años que apuesta por el Metal más potente con el Thrash como referencia más directa, que interpretaron con los nervios propios del debutante pero sin achicarse ante el reto abriendo nada menos que con For Whom the Bell Tolls de Metallica a la que siguió Cemetery Gates de Pantera.
 
Potente inicio de la banda con su cantante Bernardo y su guitarra Felipe como elementos destacados de la banda contando con las colaboraciones de Pacho Brea en Cemetery Gates y Lucia Camba en la versión de Electric Eye de Judas Priest con el contraste de las voces mas melódicas de Lucia y los sonidos guturales y agresivos de Bernardo.
 
Tenet
 
El público no parecía querer irse de la sala y disfrutaba con las versiones de esos jóvenes ourensanos sin importarle que en algunos momentos los nervios les jugarán alguna mala pasada. Cayeron potentes versiones como A Tout Le Monde de Megadeth, Breaking The Law de Judas Priest, o Deathrider de Anthrax con las que cerraron su actuación y el Festival.
 
Buen debut de una banda con mucho que aprender, y tiempo para hacerlo, que en un futuro no muy lejano seguro nos hace disfrutar con sus propias canciones y acordarnos del día de su debut en este Auriensis Rock Fest con una sonrisa cómplice.
 
 Pincha en el álbum de fotos para verlo a pantalla completa.