Continuamos recuperando para nuestra hemeroteca Festivales veraniegos pasados y aprovechando que el día del Apostol está al caer traemos uno de los conciertos que se celebrarón en el año 2010 con motivo del año xacobeo, el Festival Xacobeo 2010.
 
Con Muse como grandes protagonistas acompañados de unos grandes del Pop Electrónico como son Pet Shop Boys y de The Right Ons y Jónsi como encargados de calentar al personal. Así lo vivimos el 27 de Agosto de 2010 en el Monte do Gozo de Santiago de Compostela y así os lo contamos.
 
Texto: InTheNight - Fotos: Ninfema.
 
Después de 6 largos años y debido al acontecimiento del año XACOBEO 2010 pudimos disfrutar por tierras gallegas de uno de esos macro conciertos multitudinarios que conlleva que las autoridades locales no reparen en gastos. A parte de traer a figuras de 1ª línea a nivel de éxito popular también se puede gozar de un entorno natural, como es el Monte del Gozo, adecuado para dar cabida a 25.000 personas, con un equipo y escenario gigantesco que sólo en eventos de este calibre se pueden ver y que sólo se vio igualado o superado en los últimos años por el maltrecho concierto de Bruce Springsteen. Un evento que solo por el hecho de encontrarse sumido en dicho entorno y poder oler la marea de multitudes merece la pena asistir. CANEDOROCK estaba sediento de dichos festivales y allí acudimos para dar buena cuenta de ello.
 
El cartel no era muy atractivo para nosotros excepto uno de los grupos MUSE de los cuales parte de su carrera nos atraía. Aún así decidimos no perdernos la gran fiesta xacobea de pop-rock aderezada de DJ’s que se utilizaron como entremés entre grupo y grupo para entretener al respetable y para que así se pudiese cambiar cómodamente el equipo para el siguiente grupo sin vacios ni silencios. El cartel lo conformaban las siguientes formaciones: The Right Ons, Jónsi, Muse Y Pet Shop Boys.
 
Con The Right Ons nos refrescamos de un buen pop-rock español. Abrieron el espectáculo y con muy buena aptitud a la altura de las circunstancias dieron el do de pecho y se metieron al poco público que estuvo atento a su actuación en el bolsillo. Los madrileños venían presentando su último trabajo ‘Look inside, now! y se puede decir que después de MUSE fueron el grupo más guitarrero de la velada haciendo buena gala de ello con sus Epiphones que rugían en todo el Monte del Gozo. Ondeando al final de su actuación la bandera galega y con una extravagancia propia de artistas que han vivido eficazmente el concierto dado, el cantante se tiró a la multitud que lo meneó como pez en el agua. Un grupo con buena aptitud en directo y seguro que en un futuro darán que hablar.
 
Jonsi
 
Le tocó el turno a JÓNSI el líder del grupo islandés Sigur Rós que ha emprendido una carrera en solitario de la que únicamente pende un único trabajo ‘GO’, que nos presentó a todos en el Monte del Gozo. Se podían observar varias banderas del país vecino Portugal, lo cual, significa que el líder de Sigur Rós se expande con su música por toda la península. Un artista que no deja indiferente a nadie bien porque te gusta o bien porque lo aborreces. El caso, y eso no se puede negar, es que este artista desde su púlpito de pop-rock-ambient-experimental además de no dejar indiferente a nadie tiene un gran compromiso con su música y deja entrever una entrega total en sus directos.
 
Una vez que escuche su trabajo era un tanto escéptico en tanto en cuanto no me imaginaba como esa música se podía defender en directo. Lo primero que se me vino a la mente es que me dormiría y pensé que era un disco para escuchar relajado en tu sofá de casa o bien como música de fondo ambientando una amena charla. Pero cuando un artista tiene un compromiso fiel con su música, aunque esta sea inusual, uno se percata que encima del escenario hay algo más que unas personas haciendo unas cuantas notas. Este es el caso de JÓNSI un artista complicado de asimilar en los tiempos que corren pero que merece la pena perder un poco de tu tiempo escuchándolo por si suena la flauta y pueda llegar a encandilarte ya que como artista es magnífico.
 
Su apuesta musical es muy atrevida y extravagante y con un batería atípico en la forma de entender el instrumento Jónsi deja caer uno tras otro sus pedradas musicales que a medida que lo observas y escuchas se convierten en líneas musicales que amenizan el ambiente y te envuelven en su aura. Disfrazado con todo tipo de harapos de colores como el propio batería, Jónsi es original y único en su modo de componer y actuar en directo. Un artista inconformista en el que se observa que está en una constante lucha por descubrirse así mismo. Un indie que hace honor a dicho nombre.
 
A las 22.30 h llegó el momento que la mayoría de las 25.000 almas estaban esperando. En el escenario se posicionaron MUSE. El grupo con su último trabajo ‘THE RESISTANCE’ venían como cabezas de cartel y fueron el reclamo de la mayoría para acudir al Monte del Gozo. Elegantes con sus trajes a medida y preocupados por el estilismo, los MUSE, descargaron todo su poderío y sin duda fueron los que levantaron más manos e hicieron que el público vibrase más. Los MUSE llenan estadios y se pudo comprobar como con solo tres componentes el escenario se le hacía pequeño. Llenaron el Monte del Gozo con su estilo pop-rock de buenas melodías y estribillos que el respetable coreaba al unísono.
 
El cantante y alma mater del grupo Matthew Bellamy encara el micrófono valientemente y con su garra aporta al directo la marca que MUSE ya arrastra tras de sí. Acompañado de su guitarra de lentejuelas brillantes nos deja ritmos y melodías vocales que llenan de buen gusto la ejecución de sus hits. El bajista es el más dinámico y con sus múltiples efectos de bajo, nada habituales, adorna la base rítmica de la formación además de aportar su voz a estribillos y coros. El batería es el que más me sorprendió. Lógicamente la sombra de Matthew es muy grande y acapara casi todo el protagonismo por su forma de cantar pero el batería en su faceta no se queda corto y llega a alcanzar cotas muy buenas en su terreno. En general es una banda muy equilibrada en el que cada uno de los tres componentes aportan al directo cualidades que hacen que sus shows sean entretenidos y llevaderos.
 
Muse
 
Como es sabido MUSE desarrollan un compendio de estilos que por momentos nos recuerdan a formaciones clásicas pero no caen en ningún cliché sino que cada tema o bien lleva la firma MUSE o por el contrario te puedes encontrar con sonidos Queen, Depeche Mode, Nirvana, Radiohead etc… Esta inspiración palpable en alguna de sus canciones se agradece ya que no abusan en golpearte con 3 o 4 temas que te recuerdan a una formación clásica. Hacen su homenaje en forma de canción a dicha banda y ya no deslumbramos otro tema en esa misma línea lo cual enriquece la variedad y registro musical que posee la banda. En la espera de los bises sonaron acordes al estilo spaguetti western que sacó la sonrisa a más de uno y durante todo el concierto nos amenizaron con un laser de color verde que hacia todo tipo de piruetas por encima del grueso del respetable. Todo adornado por un panel de abejas gigante situado detrás de la banda que no paraba de parpadear con todo tipo de colores. Una delicia visual que aporta al espectáculo una estética elegante muy acorde con la música.
 
La banda cumplió y durante casi dos horas descargaron un rock muy intenso y épico que parece estar tallado en mármol. Siempre es una buena opción acudir a un concierto de la MUSA.
 
Y para terminar tomaron las riendas del caballo los electro-poperos de los ochenta PET SHOP BOYS a los que les avala una dilatada carrera. Los ‘chicos de la tienda de mascotas’ se dejaron ver con una puesta en escena muy simple pero a la vez eficaz. Una coreografía en la que las coristas mostraban un atuendo muy cúbico y colorista además de que el teclado estaba envuelto en un muro de luces cuadradas que se iluminaban al ritmo de la música. Los PET SHOP BOYS dieron una lección de cómo un grupo debe adaptarse a los tiempos que corren dentro de su estilo synth pop. Neil Tennant y Chris Lowe parece que están conservados en formol y los años pasan sin que consigan hacer mella en ellos.
 
El cansancio a estas horas de la madrugada si hacía mella en el mundo canediano y decidimos abandonar el recinto, como lo hicieron unos cuantos miles de asistentes después del concierto de MUSE escuchando aún de fondo a los PET SHOP BOYS.
 
Pet Shop Boys
 
Y aquí finalizó el macro concierto estelar de este año Xacobeo 2010 que nos dejó en general buen sabor de boca. Tanto el entorno, como el escenario y el equipo de música estuvieron a la altura de las circunstancias cuando se intenta juntar a 25.000 personas en un evento de estas características. Reprochar el exceso en los precios de la bebida que fue abusivo, en contra del precio de la entrada que por 33 euricos se pudo escuchar a estas figuras que están en 1ª línea del clamor popular dentro del pop-rock-indie.
 
A su vez la sala de prensa estaba por debajo de las expectativas del evento y los muchos fotógrafos y redactores apenas cabían en la sala dedicada para alojarlos. Se trataba de un pequeño recoveco dentro de todo el recinto.
 
Denunciar a su vez la inoperancia a la hora de anunciar el concierto y vender las entradas ya que estas se agotaron con el anuncio de que acudiría MUSE, por lo que, supongo que muchas personas fans de las otras formaciones se quedaron sin poder optar a conseguir una de las 25.000 entradas puestas a la venta. Imagino el cabreo de más de uno una vez anunciados los demás grupos que acompañaban a MUSE y que ya no pudieron disputarse alguna de las entradas. Imperdonable en todos los sentidos.
 
Aún así disfrutamos de una noche de música en un entorno inolvidable donde el cálido clima nos acompañó en toda la velada haciendo la estancia musical mucho más agradable. ¡Gozamos en el Monte del Gozo!