Viernes caluroso de un 21 de septiembre en el “foro”. Si, en esta ocasión CANEDOROCK se desplazó a Madrid buscando sueños pero al mismo tiempo poder disfrutar de la música en directo de The Aristocrats. Me reencontré con la ciudad que me acogió durante algunos años y con amistades de las que me siento orgulloso y afortunado. Pusimos toda la carne en el asador y después de 600 km y un par de retenciones estábamos en la SALA MON LIVE a las 19:00 horas. El concierto estaba previsto para las 19:30 pero hasta las 20:30, y después de alguna que otra bebida espirituosa, no pisaron las tablas The Aristocrats con una sala que se nos presentaba “repleta hasta la bandera”. Este supergrupo se formó en 2011 y esta compuesto por Marco Minnenman al bajo, Bryan Beller en las partes bajas y el nutriente y “alma mater” del grupo que Guthrie Govan.

Con su rock instrumental invadieron nuestros sentidos desde el primer instante y nuestras pestañas permanecían inmóviles. Clavamos la mirada en el escenario y poco a poco percibes que estás siendo testigo de un concierto diferente donde la amalgama de estilos viaja al neo-progresive rock que de repente se diluye pegándote de bruces con un jazz-fusión sin dejar de volver a la raíz y converger con retales de metal, blues y funk que adornan la mezcla final. Una cóctel atrevido y valiente que estos excelentes músicos defienden de forma sobresaliente y que acompañan de una pasión por su música que transmiten a todos los presentes. Me rondaba la cabeza la idea de que su concierto se podría convertir en una “master-class” dadas las cualidades de estos músicos, en especial Guthrie Govan, pero nada más lejos de la realidad. El “feeling” de estos músicos en directo se palpa en el ambiente y trasmiten todo su frenesí a un público que, en trance, intenta asimilar un abanico de sonoridades infinitas. Su estado en directo es de total complicidad y cada uno aporta vectores, tangentes y vértices musicales que hacen de su música una ecuación matemática de un ingenio y vistosidad innegables que a a su vez acompañan de una pasión que hace que el público crezca en emoción en cada uno de sus temas.

Así poco a poco fueron descargando temas de sus tres trabajos “Tres Caballeros”, “Culture Clash” y su ópera prima “The Aristocrats”. Increíbles canciones que son un supermercado de diferentes expresiones y donde un “rocker” se encuentra, tarde o temprano, con uno o varios estilos de los que es admirador.


De Guhrie Govan esta todo dicho, pero todo lo que se diga es poco para elogiar a este “hacha” de las seis cuerdas. Este genial y formidable guitarrista además de una carrera en solitario ha grabado discos con Asia, Steve Wilson (Porcupine Tree) etc. Conocidos son sus “tamden’s” con Richie Kotzen, llegando a publicar algún trabajo juntos. Hoy en día es considerado como una de las mentes más brillantes a la hora de llevar sus complejas composiciones a las seis cuerdas. Su aporte en Aristocrats se hace omnipresente en todas las fases del show. Apoyándose en la excepcional base rítmica de la que son tributos Marco y Bryan, Guthrie desprende una aleación de técnicas que pasan por los bendin’s, los arpegios, el chicken-picking, el finger-picking, palm mute etc...  que entremezcla con unas rítmicas brillantes y demoledoras. Sus influencias van desde Jimi Hendrix a Fran Zappa pasando por Beatles, Cream o Little Richard. Con una guitarra en las manos se nos muestra extremadamente comunicativo pero a  nivel personal acontece como un hombre tímido y reservado, dejando la iteración con el respetable de la mano de Bryan Beller que en todo momento es el que más interactuá con los asistentes tanto a nivel oral como con sus bailes y sus constantes “Headbanging”. Marco es un alarde de técnica y buen gusto en la batería, el complemento perfecto que cierra el círculo. Su aniquiladora pegada aporta al grupo el santo y seña mas metalero de la banda, lo cual no quita que sus intensidades en las pieles sean diversas y fluyan también entre el jazz y el rock en las diferentes fracciones de estos complejos temas. Un batería brutal para un grupo fuera de serie. Actualmente tanto Marco como Bryan militan como batería y bajista oficiales de Joe Satriani, además de haber colaborado en discos y giras con gente de la talla de Steve Vai, Dream Theater o Steve Wilson.


Y así buscando y buscando sueños estos se hicieron sólidos de la mano de The Aristocrats. Un concierto diferente, con un grupo diferente y una música diferente. CANEDOROCK sigue en su infinita búsqueda musical y sin lugar a dudas un atajo de esa búsqueda nos la evidenciaron THE ARISTOCRATS. ¡¡¡Seguimos!!!!

Fotos: Archivo Aristocrast